venres, marzo 24, 2017

Táboa periódica dos elementos

Dende GCiencia:
Xa está aquí a nova táboa periódica dos elementos, na súa versión en galego. A táboa inclúe os 4 novos elementos: nihonio, moscovio, ténnesso e oganesson. Aquí pode descargarse e foi realizada polo grupo CienciaNOVA da Universidade de Santiago de Compostela.



xoves, marzo 23, 2017

Árbores poéticas

Para celebrar o Día da Poesía e o Día da Árbore pedimos a colaboración do concello para que fosen el quen pagase a actividade e nos dixese o lugar axeitado para a plantación, que resultou ser o parque máis próximo ao instituo. Alí, o alumnado de 3º ESO-B e de 1º ESO-B recitou algúns poemas que tiñan como tema en común as árbores. Así, a actividade serviu tamén para xuntar este alumnado do programa TEI e que o recitado se fixese por parellas.



mércores, marzo 22, 2017

Falando de Machismo

Antonte estivo connosco Rosa Álvarez Prada, decana do colexio de psicólogs de Galicia, para falarnos de xénero e sexo, de machismo e micromachismo, da sociedade actual  e de desigualdade. Máis ca interesante e necesaria.







martes, marzo 21, 2017

Falemos de cancro

Onte estivo connosco Teresa Curiel, oncóloga no Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), para falarnos de cancro, hábitos de vida saudables, investigación e biopsia líquida. Queremos darlle as grazas dende este noso espazo por achegarse aquí.










Na prensa fixéronse eco:



luns, marzo 20, 2017

Ler a Ledicia Costas (6)

Fernando González Salas, de 4º de ESO, realiza este booktuber sobre o libro de Ledicia Costas "Recinto Gris"


domingo, marzo 19, 2017

Ler a Ledicia Costas (5)

Ana Santalla Garrido, de 4º de ESO, realiza este booktuber sobre o libro de Ledicia Costas "Un animal chamado néboa"


Carmen G. de la Cueva

O próximo venres teremos no noso centro a esta escritora da que vimos de ler o seu libro "Mamá quiero ser feminista" en 1º de Bacharelato e nos clubs de lectura:

 

venres, marzo 17, 2017

xoves, marzo 16, 2017

Ler a Ledicia Costas (3)

Diego Pereiro González, de 3º da ESO, realiza o Booktrailer do libro de Ledicia Costas "Jules Verne e a vida secreta das mulleres planta"


mércores, marzo 15, 2017

Lendo Valados

En 21 días co galego, esa tan estupenda iniciativa do IES da Pobra do Caramiñal, pedíronme que mandase un vídeo cun alumno ou alumna despois de ler unha obra de Agustín Fernández Paz. Quero agradecerlles que contasen comigo e co IES Laxeiro para participar nesta colectividade lectora que homenaxea ao prezado Agustín.
Aquí está:


domingo, marzo 12, 2017

sábado, marzo 11, 2017

Ler a Ledicia Costas (1)

Alba Rodríguez Rois, Alba Rey Jorge e Laura Nóvoa Froiz, as tres de 3º da ESO, falan do libro de Ledicia Costa "O corazón de Xúpiter"

venres, marzo 10, 2017

Dixéronme

Hoxe tráiovos un poema moi acaído para estes días nos que estamos a falar de Feminimo e Igualdade. 


"Dixéronme:
Non poñas ese vestido tan curto.
Violaron a unha muller cando levaba os seus vaqueiros favoritos.

Dixéronme:
Non quedes ata moi tarde.
Arrincáronlle a roupa e tocáronlle os peitos a unha moza en plena luz do día nunhas festas populares.


Dixéronme:
Non viaxes soa pola noite.
Violaron e mataron de día a dúas mulleres, cando descubrían o mundo, acompañadas unha da outra.

Dixéronme:
Non collas o transporte público pola noite.
Manosearon a unha moza no metro, sen que ninguén fixese nada, de camiño á universidade.

Dixéronme:
Non lles sorrías aos estraños.
Berráronlle borde, puta e quentecresquees a unha muller por pasar por alí.

Dixéronme:
Non te vaias con descoñecidos.
Unha muller foi violada por un amigo. Unha parella. Ou un familiar.

Dixéronme:
Denuncia.
Preguntáronlle que levaba posto, canto bebeu e por que se foi con el.

Dixéronme. Dixéronme. Dixéronme.
Ten coidado. Ten coidado. Ten coidado.
Tíveno. Téñoo. Tereino.
Fixen todo o que me dixeron.
Agora explícame que é o que fixen mal.
Estou de acordo: non todos os homes sodes así.
Pero enténdeo ti.
A todas as mulleres nos pasa. A todas nós.
Á miña nai. A min. Á miña filla. Á miña amiga. Á miña compañeira de traballo.
Á túa nai. Á túa muller. Á túa filla. Á túa amiga.
A todas as mulleres.
Empezas a entendelo?
Non me digas a min o que teño que facer.
Dillo a eles.
Ensínalles consentimento.
Ensínalles que NON significa NON.
Ensínalles respecto.
Ensínalles que as mulleres non somos un xoguete, nin un obxecto, nin unha propiedade.
Ensínalles a ser responsables.
Ensínalles a non violar.

Ás veces pregúntome se nos odiades.
Ás veces pregúntome por que nos odiades.
De forma lóxica. De forma emocional. Dicindo. Preguntando. Rogando.
Intentámolo todo.

Xa non sei que máis dicirche.
Xa non sei como explicalo.
Xa non sei como pedilo.
Que cona queda por facer!
Non queda nada.
Excepto dor.
E rabia."

Vitika Roy



Me dijeron:
No te pongas ese vestido tan corto.
Y después violaron a una mujer cuando llevaba sus vaqueros favoritos.

Me dijeron:
No te quedes hasta muy tarde.
Después arrancaron la ropa y tocaron los pechos de una chica a plena luz del día en unas fiestas populares.
Me dijeron:
No viajes sola por la noche.
Y después violaron y mataron de día a dos mujeres, cuando descubrían el mundo, acompañadas la una de la otra.

Me dijeron:
No cojas el transporte público por la noche.
Luego manosearon a una chica en el metro, sin que nadie hiciera nada, de camino a la universidad.
Me dijeron:
Pídele a algún amigo que te acompañe a casa.
Y luego señalaron y llamaron calientapollas a una chica cuando lo hizo.
Me dijeron:
No sonrías a extraños.
Y luego gritaron borde, puta y quiéntecreesqueeres a una mujer por pasar de largo.
Me dijeron:
No bebas mucho.
Y después pusieron droga a una chica en su bebida.

Me dijeron:
Ten siempre el teléfono a mano.
Y luego una mujer recibió en ese mismo teléfono un vídeo de todas las cosas que le habían hecho la noche anterior.

Me dijeron:
Vuelve por calles iluminadas.
Y aun así violaron a una chica en su portal.

Me dijeron:
No te vayas con desconocidos.
Y luego una mujer fue violada por un amigo. Una pareja. O un familiar.
Me dijeron:
Escríbeme cuando llegues.
Luego nadie la creyó.
Me dijeron:
Denuncia.
Y después le preguntaron qué llevaba puesto, cuánto bebió y por qué se fue con él.
Me dijeron. Me dijeron. Me dijeron.
Ten cuidado, ten cuidado, ten cuidado.
Lo tuve. Lo tengo. Lo tendré.
Hice todo lo que me dijeron.
Ahora explícame qué es lo que hice mal.
Estoy de acuerdo: no todos los hombres sois así.
Pero entiéndelo tú.
A todas las mujeres nos pasa. A todas nosotras.
A mi madre. A mí. A mi hija. A mi amiga. Y a mi compañera de trabajo.
A tu madre. A tu mujer. A tu hija.
A todas las mujeres.
¿Lo empiezas a entender?
No me digas a mí lo que tengo que hacer.
Díselo a ellos.
Enséñales consentimiento.
Enséñales que NO significa NO.
Enséñales respeto.
Enséñales que las mujeres no somos un juguete, ni un objeto, ni una propiedad.
Enséñales a ser responsables.
Enséñales a no violar.

A veces me pregunto si nos odiáis.
A veces me pregunto por qué nos odiáis.
De forma lógica. De forma emocional. Diciendo. Preguntando. Rogando.
Lo hemos intentado todo.

Ya no sé qué más decirte.
Ya no sé cómo explicarlo.
Ya no sé cómo pedirlo.
Qué coño queda por hacer.
No queda nada.
Excepto dolor.
Y rabia.

mércores, marzo 08, 2017

Que é xornalismo?

Onte estivo connosco Xosé Manuel Pereiro, o mellor xornalista do noso país, para falar co alumnado de 1º de Bacharelato sobre diversos temas relacionados co xornalismo: que é e que non é Xornalismo, a liberdade de prensa, a dificultade de ser muller...












A prensa recolleuno:





Obradoiro de poesía (II)

Turno desta volta para Estíbaliz Espinosa. Unha gozada de obradoiro no que tivemos moito que escribir, e no que nos quedaron moitas propostas no tinteiro. Gustounos moito o xeito de nos amosar que a poesía está en todas partes, que o universo é poesía e a ciencia e a poesía están moi relacionadas. Tamén falamos moito da invisibilidade da muller, dado que ao día seguinte é o 8 de marzo.



O feminismo é cousa de homes

Si, ben necesario estoutro artigo:




Ser feminista consiste en reconocer que existen desigualdades de género que son injustas y actuar para que esas desigualdades dejen de existir. Para los varones, implica renunciar a ciertos privilegios de los que gozan (a costa, por supuesto, de sus pares femeninos) y esa no es tarea fácil. Por como está configurado el orden social en que vivimos, los hombres (incluso aquellos que se declaran “igualitarios”, incluso quienes no son el CEO de alguna empresa, incluso aquellos que pertenecen a una clase social desatendida y explotada) se benefician de la opresión de la mujer. Lo bueno es que, como feminista no se nace, se hace, estas cosas que pueden no salirnos “naturalmente”, se pueden aprender.  Entonces ¿qué debe tener en cuenta un varón que desea construir una sociedad más igualitaria?
Te invitamos a asumir el compromiso de:

1. Reconocer y denunciar las desigualdades de género

El primer paso es identificar las desigualdades (WARNING: una vez que te ponés las gafas violetas no hay manera de volver atrás). ¿Cómo hacerlo? Leé y escuchá a las feministas, tenemos miles de ejemplos de cómo se manifiesta el sexismo. Pero no termina ahí. No alcanza con ver las desigualdades, también hay que actuar para modificarlas. No seas un mero espectador. Cuando uno de tus amigos o compañeros de trabajo varones tenga comentarios sexistas, no se lo festejes. Podés mostrarle que estás en desacuerdo y explicarle qué hay detrás de esa frase, ese “chiste” o ese comportamiento que relata como hazaña. Interpelá a las personas que hacen, dicen o publican cosas sexistas (especialmente en medios y redes sociales). ¿Te puede costar alguna que otra amistad o un momento incómodo? Es probable. Pero ¡vamos! nadie dijo que es fácil ser feminista.

2. Equiparar esfuerzos y horas para realizar las tareas del hogar

Limpiar, cocinar, lavar, planchar y hacer las compras no son tareas diferenciadas por género, cualquiera puede hacerlas. Sin embargo, el 76% del trabajo doméstico no remunerado recae sobre las mujeres. Y ya lo dijo Silvia Federici “eso que ustedes llaman amor, nosotras lo llamamos trabajo no pagado”. Pensá como son las cosas en tu casa, ¿quién se ocupa? Pensá cómo eran antes si ya no vivís con tus padres. ¿No ves una fuerte asimetría entre las responsabilidades entre varones y mujeres? Tomá nota de la distribución de tareas en tu hogar. Hacerse cargo de esto significa no poner excusas y que nadie te lo tenga que pedir. Nuevamente, no se trata de “colaborar”, sino de hacer lo que te corresponde por vivir bajo ese mismo techo y básicamente lo que te tocaría hacer si vivieras solo (y no vale llamar a mamá para que lo haga por vos).

3. Compartir equitativamente las tareas de cuidado de hijas e hijos: el cuidado es responsabilidad de ambos.

La responsabilidad es compartida. Tu trabajo no empieza cuando la madre no está presente y termina cuando ella regresa. No sos su suplente. Acompañalos en las tareas escolares, cocinarles e interesate en sus actividades. Encargate de hacer las citas con el médico y de seguir los tratamientos, de preparar la ropa del próximo día, de pensar en los regalos de cumpleaños de sus amigos. Insistí incluso aunque en un primer momento te digan que no. No se trata de “ofrecer ayuda”, sino de involucrarse activamente en su cuidado, educación y salud. ¡En esto todos salen ganando!

4. Dejar de replicar estereotipos de género

Los estereotipos de género son creencias de cómo debe ser el comportamiento de varones y mujeres y qué roles deben desempeñar en el trabajo, la familia y el espacio público. Es necesario reconocerlos y dejar de replicarlos ya que refuerzan relaciones poco respetuosas, desigualdades en el trato y dificultan las posibilidades de desarrollo y crecimiento de las mujeres. ¿Cómo hacerlo? Estar atentos a no caer en el doble estándar (varón que trabaja cuida a su familia / mujer que trabaja, descuida a sus hijos; varón que tiene sexo con múltiples compañeras, es un ganador / mujer que tiene sexo con múltiples compañeros, es una regalada) y tampoco a reforzarlos mediante el comportamiento (como por ejemplo quedarse sentados mientras las mujeres levantan la mesa).

5. Evitar el mansplaining

¿Qué es mansplaining? Es un término relativamente nuevo (combinación de dos palabras en inglés man y explain – “varón” y ”explicar”) que se utiliza para señalar casos en los cuales los varones intentan explicarle algo a las mujeres de manera condescendiente o paternalista, sin tener en cuenta que ellas pueden saber más sobre el tema que ellos mismos. Este tipo de comportamiento responde a la idea de que el varón sabe más que su interlocutora sólo por el hecho de que ella es mujer  ¿Por qué es importante evitar esto? Porque puede contribuir a que las mujeres, que ya tenemos el “chip” de la falta de confianza en nosotras mismas instalado, intervengamos menos en público incluso cuando estemos más que calificadas para hacerlo.

6. Escuchar si una mujer señala que algo que decís / hacés es sexista

Si frente a un reclamo que te hace una mujer de “eso que estás diciendo / haciendo es machista” sentís que “no es tan así”, que es exagerado, que está siendo demasiado sensible o que no se trata de un tema de género, atención: puede ser porque tu propia posición no te permita verlo. Cualquier tipo de privilegio es muchas veces difícil de captar por quienes son beneficiados por él. ¿Por qué? Porque las normas, usos y costumbres de casi todas las sociedades en este mundo responden a los intereses de los más privilegiados (varones, blancos, educados, con buena posición económica) y por ello son naturalizadas e invisibilizadas. Es por este motivo que los actos diarios de sexismo pasan a menudo desapercibidos.
Dentro de la violencia machista existen casos más explícitos, y por ende más accesibles a su reconocimiento, como los femicidios, los actos de violencia física o incluso las agresiones verbales explícitas, pero también casos menos explícitos, los sutiles. Estos son casi siempre ignorados y a menudo negados porque no se los considera potencialmente dañinos para las mujeres. Si una mujer se siente ofendida, menospreciada, agredida por un comentario machista, hay que prestar atención a su reclamo (aunque haya sido dicho “con buena intención”, porque -como es bien sabido- el camino al infierno está lleno de buenas intenciones).

7. Siempre que sea posible, dar lugar a las mujeres

El feminismo no sólo consiste en reconocer y señalar las desigualdades entre varones y mujeres, también hay que trabajar para eliminarlas. En muchas actividades de debate, por ejemplo, se arman paneles 100% masculinos. En primer lugar, es bueno sencillamente señalarlo. Además, siempre que se pueda hay que incluir y recomendar mujeres e incluso, ¿por qué no?, ceder tu lugar para que sea ocupado por una de ellas. Mujeres capacitadas sobran, lo que falta es romper con las barreras que les impiden acceder a diferentes lugares. Es bueno el ejercicio de pensar “¿qué mujer podría ocupar mi lugar mejor que yo?” Si solo se te ocurren nombres de varones, se puede intentar organizar concursos, becas u otras acciones que permitan sumar más mujeres.

8. Entender que los “piropos callejeros” son una forma de machismo

El acoso verbal es una forma de violencia. Es además una práctica naturalizada en nuestra cultura que padecen miles de mujeres todos los días y que se confunde (o se trata de justificar) apelando a que se trata de gestos de “galantería”.
Este acoso pone a las mujeres en la situación de aceptar calladas, de manera pasiva y sumisa los comentarios que les realizan (desde un “que linda que sos” hasta un “mami, si te agarro te hago otro hijo”, pasando por “que ganas de violarte” o “te rompo el culo”) o someterse al enojo de estos falsos galanes si osan responder que les molesta el piropo (“andá a la mierda fea”, “sos una histérica”) que a veces termina en situaciones de violencia física.

9. Asumir responsabilidades en relación con el sexo

La anticoncepción y la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) son responsabilidad de ambos. No todas las mujeres quieren o pueden utilizar métodos hormonales (como los anticonceptivos orales o inyectables), respetá esta decisión y no te quejes de tener que usar preservativos. Procurá siempre tenerlos encima. Si eligen anticonceptivos orales para evitar el embarazo (atenti que no te protegen de las ITS) ofrecete a cubrir parte del costo de las pastillas y asegurate de que no sea sólo tu pareja la que tiene que recordar todos los días que tiene que tomar la pastilla. La anticoncepción es una tarea de ambos.
El sexo siempre tiene que ser explícitamente consentido por ambas partes. Para ello tienen que tener la libertad y la capacidad para hacerlo: no ser forzados/as por nadie y estar en condiciones de comprender la implicancia de sus decisiones. Tené presente que NO siempre es NO. En todos los casos y situaciones:
Pero ya subió a mi departamento NO es NO
Pero ya nos sacamos la ropa NO es NO
Pero es mi pareja NO es NO
Pero mirá cómo está vestida NO es NO
No me dijo no. pero tampoco sí… Entonces es NO.

10. Hablar de feminismo frente a otras personas

Hablá de feminismo en tus conversaciones cotidianas con otros varones. Ayudá a que se entienda que no se trata de un “machismo al revés” (se trata de igualdad y respeto). Compartí tus reflexiones. Leé e informate sobre feminismo: es un movimiento complejo, en constante cambio y con diferentes posiciones en su interior (que a veces difieren entre sí, no llegan a un acuerdo y hasta pueden parecer contradictorias -como sucede en todo movimiento social-) y vale la pena conocer su historia y su actualidad. Apoyate en el conocimiento de tus amigas, conocidas, y colegas feministas. Hacé preguntas. Muchas. Y hacelas siempre desde el respeto y las genuinas ganas de entender.


– Ser respetuoso y no invadir con tu cuerpo el espacio de la mujeres (evitá el manspreading en el transporte público y si ves a una mujer caminando sola de noche, mantené tu distancia)
– Reclamar licencias laborales por paternidad (esto es también parte de responsabilizarse por el cuidado de hijos e hijas y que no recaiga de manera asimétrica en las mujeres coartando, a su vez, posibilidades de desarrollo profesional)
– Leer libros, mirar películas y consumir producciones culturales hechas por mujeres: un buen ejercicio es preguntarse cuántas autoras hay en tu biblioteca o cuántas películas con directoras mujeres viste. Existe la falsa creencia de que los libros, películas y obras realizados por hombres nos interpelan a todos como seres humanos, y que aquellos producidos por mujeres son solo “para minitas”.
– No consumir contenidos sexistas, que denigren o humillen a las mujeres (o a cualquier otra persona, para el caso). Hay que denunciarlos.
Tener amigas mujeres (sí: la amistad entre varones y mujeres existe y es valiosísima si se funda en el respeto y la igualdad)
 Cuando se habla de asuntos que se refieren directamente a los cuerpos y experiencias de las mujeres, escuchar antes de dar una opinión (la experiencia subjetiva de las mujeres es valiosa y a menudo las creencias de los varones sobre estos temas están marcadas por prejuicios)

Entender que ampliar derechos y equiparar obligaciones es bueno para todos (esta lucha también implica conseguir licencia de paternidad, cambiadores en baños de hombres, libertad para vestirse sin ser prejuzgado, para llorar, etc.)

Feliz Día, Hombres

martes, marzo 07, 2017

Mulleres ilustradas

Onte estivo connosco Isabel Ruiz Ruiz, a autora dos álbums "Mujeres". Explicounos por que comezara con este proxecto (cando comezou a criar a súa filla e ao seu fillo percatouse da ausencia de personaxes femininas) e como o levou a cabo grazas ao crowdfunding. Soubemos asemade que xa está a deseñar o terceiro libro. E coñecemos unha muller poderosa que dá exemplo. Porque o mundo non se pode entender sen o feminismo e todas (e todos) deberiamos selo.







Recolleuno a prensa:





Por que o 8 de marzo

Traémosvos este artigo:


La lucha de las obreras textiles y Las fosforeras

A pesar de que las mujeres se encontraban aisladas por las agrupaciones sindicales y explotadas por la patronal, fueron capaces de llevar adelante luchas importantes, como los motines de Nottingham en 1812, por la fijación del precio de la harina y la huelga de las fosforeras de Londres en 1888,que fue realizada sin la ayuda de los sindicatos masculinos, la huelga de Edimburgo que con un panfleto que decía “nosotras las mujeres” posicionaba una de tanta exigencias de igualdad de género. Pero si vamos a hablar del 8 de marzo no podemos dejar de mencionar la huelga que tuvo lugar en Nueva York, un 8 de marzo de 1857, que fue altamente reprimida por la policía.
Una de las huelgas que podemos destacar en el siglo XX -en un momento en que aún no se notaban grandes cambios en las miserias que vivían las mujeres de la clase trabajadora - es la de las neoyorkinas textiles de 1909, la llamada huelga de las niñas. Esto debido a que la mayoría de las adherente y trabajadoras de la fábrica eran adolescentes. La dirigienta Clara Lemlich, con solo 23 años lanzo la consigna :
"Si no es ahora ¿cuándo?, estoy cansada de tanto hablar. Ya que soy una de las que sufre estas condiciones, yo voto por la huelga general."
A medida que esta importante huelga avanzaba la policía duplicaba sus línea represiva, bajando piquetes, atacando – por ejemplo- la movilización del 3 de diciembre, frente a la intendencia en la cual las huelguistas pedían el retiro de la policía de las calles. Dicha movilización tuvo como resultado nuevamente la represión intransigente de la policía que dejo heridas a varias mujeres que encabezaban la movilización. La solidaridad de los estudiantes y de otros sectores de la comunidad no tardo en hacerse sentir. La importancia de esta huelga no pude ignorarse al saber que en 1905 eran sobre setenta mil las trabajadoras textiles, de las cuales 40 mil lo hacían en la ciudad Neoyorkina, siendo la diferencia salarial de más del 50%, mientras los hombres cobraban en promedio dieciséis o dieciocho dólares las mujeres cobraban seis o siete dólares por la misma cantidad de trabajo.

Las conquistas de las mujeres trabajadoras y el escenario actual

Repasando esta historia y teniendo en cuenta que las heroínas de la clase trabajadora no terminan aquí, podemos ver las similitudes con nuestras inquietudes y que a pesar de que no vivimos en condiciones similares a las que vivían las mujeres de 1700 o las textiles, las condiciones de trabajo y las brechas salariales son aún una lucha vigente para las mujeres. Hoy el salario de las mujeres cubre solo el 84% del salario masculino, dichas estadísticas fueron entregadas en marzo de 2016 por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe. Y aunque estos datos dicen que en el continente la brecha ha disminuido cerca del 19% , en Chile, en agosto de 2016 el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer cifras que daban cuenta que desde el 2015, la brecha salarial entre hombres y mujeres había empeorado 1,9 puntos porcentuales lo que daba el resultado de una brecha del 31,6%.
Y quizás muchos pueden decir que hoy las mujer no es oprimida pero para poder decir eso con soltura tenemos que obviar la precarización laboral que hoy mantiene al 70% de la población más pobre que justamente son mujeres y niñas en trabajos forzosos, con malas condiciones de trabajo o en trabajos sexuales. Dicho esto, tenemos que obviar la trata de blancas, la prostituciones en los países más pobres, tenemos que obviar que hoy, la mujer aun no puede decidir libremente sobre su cuerpo y que mueren miles de mujeres por abortos clandestinos.
A lo largo de estos años innumerables luchas por mejores condiciones de vida han tenido efecto. No podemos negar que la forma de vivir nuestras vida de mujeres no es lo mismo que en el siglo XVIII pero ¿en dónde dejamos todas las miserias nombradas en el párrafo anterior? Hay un contraste que a veces resulta amedrentador entre los derechos conquistados - es decir, derecho a trabajar, sindicalizarnos, a votar y tener una vida mucho más pública que antes- y los que nos sumerge en las catastróficas cifras de muerte por violencia machista a nivel internacional.
Pareciera ser, que hoy gozamos de una emancipación a medias en la que se nos permite ser los instrumentos de una fuerza de trabajo altamente feminizada y en las que pocas pueden acceder a una vida que no pace a llevar nuestros derechos reproductivos, por ejemplo, no todas somos capaces de pagar un aborto.

¿Cuál es la misión del feminismo y la labor de las feministas al recordar el 8 de marzo?

“Si todas las mujeres son oprimidas por el sistema patriarcal en vigor en la casi totalidad de las sociedad contemporáneas, no lo son por idénticas razones; además, hay oprimidas que oprimen y conviene señalarlo”. Andrée Michel, el feminismo, México DF, F.C.E.,1983.
No podemos hablar de las mujeres como una clase por si sola. Existen mujeres que explotan y que han llevado adelante ataques a la libertad y seguridad de mujeres.La explotación hace referencia a la apropiación del producto del trabajo de las masas obreras, más de alguno conocerá jefas o hallará en Evelyng Mattei el ejemplo perfecto de una mujer en contra de los derechos de trabajadores y trabajadoras. Por lo tanto cabe destacar que somos un grupo interclasista que vive los privilegios y miserias de la clase a la que pertenece.
Por tanto no podemos comparar la vida de las mujeres que viven de sus negocios, de las mujeres de la casta política, de Bachelet, Camila Vallejos, Hillary Clinton, por nombrar algunas, con la vida de una trabajadora de retail, con la vida de una trabajadores de Orica y así podemos caer en muchos ejemplos, que muestran la contradicción de esta emancipación a medias.

Es necesario entonces, un feminismo que rescate las contradicciones de clase, que tome como aliado a los trabajadores y a los sectores oprimidos. Y por lo mismo es vital no solamente recordar este ocho de marzo como un día de conmemoración si no que como un día de lucha, un día en que tenemos que difundir y gritar a viva voz que es necesario que las mujeres nos organicemos en nuestros espacios de estudios y de trabajo, difundiendo las luchas actuales de las mujeres de la clase trabajadora, no podemos hablar de las mujeres sin hablar de la precariedad laboral, y no podemos recordar el 8 de marzo de 1857 sin tener presente que hoy el sindicato de Molyb tiene una dirgenta mujer que justamente se levanta contra de las malas condiciones de trabajo.

Desmontando os mitos do amor romántico

Este é o traballo que realizamos para realizar nas titorías este trimestre:













Visibilizando


luns, marzo 06, 2017

A pobreza é sexista

Ninguén é igual, ata que o sexamos todos e todas.

Campaña da ONG ONE para denunciar o sexismo que existe en todo o mundo e, sobre todo, entre as mulleres que viven en situación de pobreza. Vía "El País".
Existen 130 millóns de nenas en todo o mundo a quien lles son negados os seus dereitos básicos.